Páginas vistas en total

jueves, 22 de diciembre de 2016

Transformación de comedor: parte 2, sillas tapizadas!

Terminé las sillas!!!! (Bravo, bravo! Ovaciones)
La verdad es que como sabéis, pinté una de prueba y la deje abandonada hasta que ya me entró la prisa y pinte cuatro de golpe.
Pues bien, terminé las otras cuatro por fin.
Todas pintaditas quedan muy bien, al ser blancas la sensación óptica es de más amplitud, a pesar de que el salón es grande y entra de sobra. 

Un plus más ha sido tapizarlas. Con la tela sobrante de las cortinas del salón precisamente. En color gris.
Ha sido fácil, recortar un cuadrado amplio y comenzar a grapar en cruz, estirando bien la tela. Luego vamos grapando hacia los laterales hasta hacer la esquina doblando los bordes.
Podemos poner otra tela tapando los bordes para que quede más limpio y bonito.
Lo atornillamos a la silla y listo!
Muy fácil.
Como tip os puedo decir que si no tenéis grapadora de tapicería  (corchetera) una pistola de silicona caliente funciona muy bien. Si os entra la prisa, podéis hacerlo así. El resultado es bueno y no se ve porque la silla queda encima. Y de forma provisional está bien. Luego cuando la consigáis, lo grapáis y listo! 
Me encanta el resultado!


viernes, 9 de diciembre de 2016

Transformación de comedor: parte 1, las sillas

El comedor que compramos a los anteriores inquilinos del departamento, era color wengué. Lo compré porque me pareció muy cómodo que la mesa fuera de 8 comensales y cuadrada, pero no me gustaba el color.
Pues bien, me arriesgué pintando primero una silla y luego fueron todas.
El resultado es muy bonito y cambia por completo la estancia. Ya esta todo más relacionado, sentía que los muebles que había comprado no combinaban nada con la mesa. Pero ahora empezarán a combinar.
Primero, quite el asiento quitando los tornillos que lo unían a la silla. Limpié muy bien con alcohol para eliminar los posibles restos de grasa y deje secar.
Después pinte primero con brocha, terminando con rodillo suave para no dejar residuos ni marcas. Di dos manos con secado entre ellas.
La pintura que utilice fue la misma que la de los zapateros N500 de Easy, pero con acabado satinado.
Después de pintar todas las sillas, les puse cera incolora para muebles para que el tacto fuera más suave y el acabado mas profesional.