Páginas vistas en total

domingo, 30 de octubre de 2016

Sueños...

A veces por las noches, alguien me da un beso, me acaricia la cara.
A veces por las noches, alguien se sienta en mi cama y me mira, me observa durmiendo... y me protege.
A veces por las noches, me despierto y siento su aliento.
A veces por las noches, noto su quejido en la calma... noto su voz y su ternura.
A veces por las noches, siento que me ahogo y grito en silencio, pero nadie me escucha.
A veces por las noches, me despierto a su lado, pero la toco y desaparece.
A veces es solo un sueño, a veces estoy despierta.
A veces la miro a los ojos y noto los suyos en mí.
A veces, solo a veces, la hablo en sueños, recibo su abrazo y su amor.
A veces me despierto con lágrimas.
A veces me despierto despacio.
Siempre con paz.
Siempre con luz, con nostalgia.
Siempre con ella.

Sitios ideales 1: Dónde comer en Vitacura: Cuper&Co

El fin de semana pasado fuimos a celebrar el cumpleaños de mi marido los tres solitos a comer. El lugar seleccionado fue un restaurante que pasa desapercibido. Se encuentra en Los Cobres, en la avenida Vitacura.
De decoración moderna y acogedora, con pequeño espacio para niños y una terraza boho chic ideal. 
Puedes ir a almorzar o a cenar y los camareros muy amables y pendientes. 
La carta tiene de todo, cuentan con menú infantil y postres variados.
Nos gustó mucho, tanto que entre semana repetimos.
En cuanto al precio, pues la media de la zona, unos 10.000 pesos de media por plato de fondo.
Tomamos un vino de Miguel Torres, Santa Digna, muy rico.
Lo recomiendo tanto por la calidad, variedad y sobretodo por ser un espacio diferente,que mezcla lo alternativo con lo industrial y hippy. Me encantó!!!












jueves, 13 de octubre de 2016

Se alquila...

Alquilamos nuestro primer pisito. Ese que nos costó tanto comprar, ese que requirió tantos sacrificios y tantos quebraderos de cabeza... nuestro piso de solteros y mas tarde de casados, el pisito de la habitación de Lucas. Esa que decoré con tanta ilusión y tanto detalle...
Donde fuimos muy felices y donde pasamos malos momentos también.
Dónde salí vestida de novia y volví casada... que recuerdos! 
Pero al fin y al cabo son cosas, todo material. Nuestro hogar esta donde estemos los tres. Ahora en Chile o mañana en España... pero juntos.

Espero encontrar a alguien que cuide bien nuestra casita y viva feliz en ella. Donde comience una nueva etapa o donde cree una familia como hicimos nosotros.







Más información: Fotocasa e Idealista.



Lugares con encanto en Punta Arenas: Café Sarmiento

En punta Arenas en la calle Señoret del Cerro de la Cruz, tomamos un café en un sitio muy acogedor e ideal para pasar la tarde con amigas o en pareja.
Por fuera no parecía en absoluto lo que encontrabas en su interior. Decoración acogedora, varios ambientes donde charlar y pasar la tarde y por supuesto variedad de ricos cafés. Además de una atención amable y encantadora.

Lo que más me gustó fue el piso de arriba, decorado como un grupo de salitas de estar, monisimas. Donde desconectar de la rutina y relajarse con una gran taza de café o te, adornadas con unos mini masmalows.

Lo recomiendo al 100%. Si pasais por Punta Arenas, visita obligada!!




miércoles, 5 de octubre de 2016

El día tiene mas de 24 horas.

Abre sus ojos, es de día y el sol de la mañana entra por su ventana. Se refleja en los cristales un cuerpo no definido. Gira hacia el otro lado y mira la puerta, abierta, de su habitación. Suspira y respira hondo: un nuevo día comienza.
Va al baño sin mirarse al espejo, sin mirar nada. Repasa mental y lentamente las tareas del día para que nada se le olvide. Mientras se viste, una dulce voz interrumpe la tarea y sale medio desnuda de la habitación. "Buenos días mi vida", "buenos días mami". Lentamente lo abraza y lo besa y le pregunta que tal ha dormido. "Has soñado? Cuéntame!". Mientras escucha, sube la persiana y lo viste. Pone su desayuno en la mesa de la cocina y lo observa mientras escucha lamentos y lloros porque no tiene hambre... pero ella se marcha y se sigue vistiendo. 
Comprueba su teléfono móvil rápidamente, un chequeo rápido a redes sociales y correo... listo! Y escucha de nuevo su nombre insistentemente: "mamá!!!", con menos dulzura contesta y acude ya vestida. 
Hace las camas, abre ventanas y levanta persianas mientras exclama que es tarde.
Al rato, él se levanta. Se asea y viste y espera en la puerta: "venga, vamonos que llegamos tarde "... con un café recién hecho en la mano y que deja sobre la consola de la entrada al marcharse.
"Buen día chicos!", "Adiós mamá ","adiós  cariño". (Besos).
Sentada en la mesa de la cocina con los restos del desayuno, toma un café pensando en sus cosas, al mirar por la ventana pierde la noción del tiempo y disfruta del paisaje urbano. Se oyen pájaros y ruidos de coches mezclados con taladros de una obra cercana... pero ella no los escucha, solo escucha a su mente, que no para de hablarle.
Recoge la casa y se pasea por ella, observa los muebles del salón y se apoya en el quicio de la puerta de la habitación del peque de la casa... cada detalle le trae un recuerdo que disfruta y le hace sonreír. Se sienta en el sofá con los cojines alineados y se pone a tejer. Ahora escucha voces y gritos de niños en la calle, tal vez yendo al colegio... escucha música y canta, se emociona con las letras de sus canciones favoritas, y ríe con otras... tiene tiempo para ella antes de hacer la comida y recoger a su niño. Su niño hermoso y querido. El niño de sus ojos, su consentido. Ese que la ilumina la mirada y la tiene encandilada. Por el que, como toda madre, bebe los vientos y daría su vida con tal de que no sufriera nunca, ese por el que respira y vive, el motivo de su felicidad. El motivo de su cansancio y frustración a veces, y de sus lágrimas de alegría y tristeza o incluso rabia. 
La tarde la pasa entre meriendas y recoge tu cuarto, entre muy bien cariño y no lo vuelvas a hacer más. Entre te quieros y besos y abrazos y achuchones y caricias.
Poco después llega el baño, preparar la cena, recoger todo... dientes, pipí y a la cama con cuento incluido. Siempre los mismos, sus favoritos. 
Está agotada, es un cansancio que pocos comprenden, un cansancio de no hacer "nada"... un cansancio agotador, que te parte el alma y el cuerpo pero te mantiene alerta y siempre recogiendo, tendiendo lavadoras después de la cena, doblando calcetines, fregando los platos... preparando la ropa y mochila del día siguiente... siempre atenta. Siempre mamá. Pero ante todo persona y mujer, esposa y amiga, compañera y vecina, recadera, reparadora y costurera, hacedora de cualquier cosa en tiempo récord, asistente a desayunos de cumpleaños y almuerzos improvisados, compañera de shopping y de gimnasio. Todo en una sola, todo incluido y que no se escape nada. Que siempre esté perfecta y arreglada, con buen humor y peinada. Con una sonrisa aunque todo sea un caos, con tiempo para todo y para todos. Sin agobios ni gritos, sin dramas, con casa de revista y niños educados y guapos. 
Si fallas, cometes errores... no son errores, son aprendizajes. Cuando se es mamá, se improvisa, te equivocas y rectificas ... pero hay algo que nunca falla en ninguna mamá, en ninguna mamá normal, y es el amor, pasas del amor al odio y del odio al amor en un milésima de segundo, y al verles, ves la máxima dulzura del mundo. No hay amor mas grande, inexplicable y sincero. El amor de una mamá.



Mi vida en cajas...

Se pueden guardar 11 años en cajas? Si... son muchísimas pero si (ja ja)
Cuando compramos nuestro pisito, lo hicimos con mucha ilusión... nos costó mucho sacrificio salir adelante, éramos jóvenes y fue difícil.
Nuestro hogar al principio, como casi todos, estaba hecho de retales de otras casas... un sofá de aquí, una mesa de allá... hasta que poco a poco íbamos comprando cositas y fuimos poniéndolo a nuestro gusto. 
Siempre me ha gustado la decoración y la mezcla de estilos, y así es nuestra casa... un mix. Jarrones antiguos de las abuelas y bisabuelas, un espejo restaurado que mi abuela hizo de joven, algunas mesitas de marquetería, muebles modernos... todo en blanco y gris con toques de azul y plata... 
La habitación de Lucas, muy sencilla. Su cama nido blanca y sus estanterías llenas de peluches y cuentos... con su nombre en la puerta... simplemente ideal. 
Todos los pomos de la casa de todos los armarios y muebles son de cerámica de distintos colores, le dan un toque especial y distinto... un toque personal.
Me encanta sentarme en el sofá y mirar mi salón, me da paz... sentarme en las sillas que fueron de mi abuela y mi suegro restauró...
En fin! Que a todos nos gusta nuestra casa porque refleja nuestro estilo y nuestra vida. Ya sea grande o pequeña, debe tener nuestra esencia, que se note que es nuestra y la distingamos de las demás. Que huela a nuestra casa.
Lucas cuando ha entrado esta vez, me ha dixho: " mamá, huele a la casa de España"... y eso me ha encantado. Que él sea capaz de reconocerla dice mucho lo que es un hogar. Lo dice todo. Nuestro hogar huele a nosotros, a nuestra vida.