Páginas vistas en total

miércoles, 11 de febrero de 2015

Adiós

Las personas se van cuando menos te lo esperas, sin despedirse... Sin avisar. En un suspiro.
No importa lo preparado que estés, para afrontar el momento... siempre, siempre es inesperado. 
Hoy nos ha dejado el bisabuelo de Lucas, gran señor entrañable. Estricto en las formas y parco en palabras. Orgulloso de sus hijos y nietos, y, cariñoso con los pequeños. Se le iluminaba la cara al mirar a Lucas. Le besaba las manos y le brillaban los ojos. 
Por circunstancias, este año pasado hemos estado fuera de España. Aun nos quedan unos años de estar fuera, pero en estas vacaciones de Navidad, ha disfrutado mucho de él. Cada vez que lo veía se emocionaba. Le temblaba la voz al despedirse y la congoja le abrumaba. 
Hoy ya no está, nos ha dejado... Hoy es a nosotros a los que se nos llenan los ojos de lágrimas por su ausencia. Hoy nos entristecemos al pensar en él, en pensar que nunca más le oiremos reir, nunca sentiremos sus besos ni sus consejos. 
Mi hijo se queda sin el yayo... Es muy pequeño y no se da cuenta de nada. Cuando sea mayor, sus padres le hablaremos de él. Le diremos lo que le quiso y lo que presumía de él.
Deja un hueco profundo en nuestros corazones, en nuestras vidas.
Ya no va a ser lo mismo... sin su presencia, sin su sombrero elegante ni su bata en casa... Sus discusiones con la yaya... 
Te echaremos de menos yayo, muchísimo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario