Páginas vistas en total

jueves, 10 de julio de 2014

Haciendo pompones... Tutorial.

Es la fiebre del DIY, es decir, para quien no lo sepa aún... "Do it yourself" (hazlo tú mismo). Todas las redes sociales y todos los blogs tienen dedicado un post, como mínimo, a algo que haces tú en tu casa, tranquilo, queriendo innovar y hacer algo bonito y barato... Lo que era antes una ñapa de toda la vida, ahora queda muy fino y muy cool hacerte los muebles tú mismo. Decorar la casa con palets o reciclar cualquier cosa que tengas por ahí. Antes coger algo de la basura era de lo peor, pero ahora, restauras esa pieza y le das tu toque y se convierte en una pieza vintage... Eeehhh??? Veis la diferencia?

Pues en este blog ya he puesto varios DIY: los banderines, arreglar una mesa, restaurar una lámpara... Y todos mas o menos fáciles y con cosas baratas y/o que tenemos en casa.

Y hoy, pues toca otro... Uno muy sencillito pero que, reconozco me ha tocado hacer tres mal para que me saliera uno bien. He tenido que ver dos tutoriales en video y varios en foto para poder hacerlo bien. Estoy hablando de los famosos pompones que se ven por todos lados. Que si grandes, que si pequeños, que si en papel, en lana, en tela... Y, la verdad, quedan genial. 
Los puedes hacer de un solo color o de varios, y, cuantos mas pliegos de papel cojas, mas grande saldrá.

Los materiales son:

- papel de seda del color que querais.
- tijeras.
- hilo.



Los tenemos todos en casa no? El papel de seda lo compramos muy barato o lo podemos reciclar de envoltorios de regalo.

El primer paso es cortar todos los pliegos de papel iguales y poner al menos 10 hojas para que salga gordito y quede mejor.

A continuación, lo doblamos en forma de acordeón, en tiras de un centímetro y medio aproximadamente. Atamos el centro con un hilo que, podemos dejar largo para luego colgarlo del techo.

Cortamos los extremos para que tenga forma (redondo, pico, corazón...)


Anudamos a la mitad.
Abrimos el acordeón y vamos sacando hoja por hoja en cada lado. Así, hasta terminar todas. Hay que tener cuidado de no doblar las puntas y de que no nos quede muy arrugado.






Terminado, le vamos dando forma hasta que quede como una bola. Podemos dejarlo en forma de media circunferencia para adornar una mesa.

El resultado es muy lucido.



Podemos juntar todos en forma de cadeneta para ponerlos en el techo. El resultado sería este:


Genial para adornar fiestas e incluso una habitación  infantil!





No hay comentarios:

Publicar un comentario