Páginas vistas en total

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Pasar página...

He pasado página? No lo sé... no sé si me he tomado las cosas bien o mal, o regular... no sé si este embarazo tan deseado y tan corto, ha pasado de puntillas por mi vida... no sé como me he sentido. No sé si debí llorar más, si tuve que haber descansado... no sé nada.

El día que volvíamos a Chile de nuestras vacaciones en España, me enteré de la buena nueva... inmediatamente lo dijimos a nuestras familias. Qué momento tan feliz! Que nervios al ver que salía positivo... David!!!! Grité desde el baño, ven, corre!!! Y llorando le di la prueba... nos abrazamos, pues llevabamos unos meses intentándolo... y nerviosos nos mirábamos felices. En el aeropuerto dimos la noticia a nuestros padres y nos fuimos a casa mas felices que nunca, sin lágrimas de tristeza, sino de alegría. Deseosos de contárselo a todos... 
A la semana siguiente fui al ginecólogo y me dijo que volviera en dos semanas porque no era lo suficientemente grande, me dijo que estaba de menos semanas de las que decía... pero no era eso. Al volver, me dijo que algo iba mal. Se me vino el mundo encima... pensé porqué a mi? La tristeza que sentí fue enorme y las lágrimas caían sin cesar sobre mi rostro desconcertado.
Decidimos esperar a que fuera natural, pero fue peor. Saber que seguía dentro de mí... sin vida... era horrible. Finalmente después de 3 semanas, fuimos a urgencias y esa misma noche se terminó todo.
Lejos de tu familia y de tu entorno, valoras mucho más quienes están en ese momento. Quiénes no te dejan sola y se quedan con tu hijo. Quiénes llaman y se interesan por ti y están pendientes.
Me ayudó mucho tener a mi niño, sin él hubiera estado muchísimo mas triste y más apática, pero estaba él. Debía ocuparme de atenderlo, y eso me mantenía ocupada.
Además nos mudamos de casa y estuve ocupada con la mudanza y la compra de muebles etc... me vino muy bien esa distracción.
Pero en momentos de soledad y de pensar en silencio, no podía evitar el llanto... no podía dejar de pensar en mi bebé... en si era niño o niña... o como hubiera  sido... si se hubiera parecido a Lucas... 
Hoy, meses después sigo pensando  de cuantas semanas estaría... de lo que iba a preparar, de los nombres... pienso en la ilusión que teníamos de ampliar la familia... y pienso dentro de mí si tardaré en quedarme de nuevo, si lo diré pronto a los allegados... si esperaré hasta que sea evidente... si me pasará lo mismo... o si tendrá final feliz... dentro de mí pienso tantas cosas que no las puedo plasmar. Estoy como estancada en ese día... he seguido con mi vida pero no he pasado página, siento que no he pasado el duelo aún... poco a poco. Y a pensar que tenemos a Luquitas y él nos hace muy muy felices.

2 comentarios:

  1. Son momentos duros que atraviesan a uno y muchas veces la vida misma tan acelerada , no nos deja llorar lo suficiente . Poco a poco , paso a paso .... ❤️

    ResponderEliminar